Puede ser sostenible la moda

Neorgànica

¿Puede ser ética y sostenible la moda? Aunque parezca una contradicción, la moda sí puede ser ética y sostenible. Entendiendo el concepto moda como la aglutinación de procesos, técnicas, diseños, materiales e infraestructuras y obviando la temporalidad implícita del concepto en sí. Se puede realizar una tipología de moda respetuosa con el medio ambiente y sobretodo respetuosa con las personas que participan durante todos los procesos de producción.

 Para observar de cerca el sector de la ecomoda debemos, primero, analizar los valores que la sustentan. Al analizar estos valores podemos ir descartando aquellas marcas que intentan subirse al carro de la moda sostenible, pero que en realidad sólo añaden eslóganes verdes a su marketing, y esto es tan sólo greenwashing. Estas marcas, que suelen ser las grandes cadenas, ahora les parece que ser verde vende más, y quizá sí estén haciendo algún esfuerzo en cambiar algunos materiales, añadiendo el algodón orgánico, por ejemplo. Pero siguen produciendo masivamente y estableciendo relaciones de esclavitud con sus trabajadores sobretodo en el ámbito de la confección. Y esto, a mi modo de parecer, no es ni sostenible, ni ético.

 También debemos aclarar algunos conceptos que resuenan en estos eslóganes verdes. Por ejemplo, el concepto natural, que utilizamos cuando hablamos de los materiales que utilizamos en nuestras colecciones. El algodón natural no es lo mismo que algodón orgánico o algodón ecológico. El “algodón natural” es el algodón convencional, generalmente cultivado con pesticidas y químicos para eliminar plagas y hacerlo crecer más rápido. El “algodón orgánico” sí es cultivado con respeto a su entorno, sin utilización de químicos. Cuando leemos en una prenda el concepto “algodón natural” debemos ser conscientes que eso no garantiza que el producto que tenemos entre las manos sea fruto de un cultivo respetuoso con el entorno. Es el uso de la expresión “algodón orgánico” que lleva implícita en su definición el no haber utilizado químicos en su cultivo.

 Aclaradas algunas de las confusiones que generan los conceptos y los eslóganes marketinianos, tenemos que saber cuales son, realmente, los valores presentes en las pequeñas marcas de moda ecológicas, éticas y sostenibles, que luchan por un cambio de modelo y dan  alternativas al consumidor consciente. Algunos de estos valores son; la ética en el trabajo y salarios justos; derechos laborales básicos y fundamentales. Abolición de la esclavitud en el sector textil; respeto a las personas, respeto al medio ambiente y al entorno. La naturaleza como fuente de inspiración y fuente de recursos materiales que hay que cuidar y mimar. La sostenibilidad empresarial en una economía del bien común, dejando atrás el capitalismo salvaje que nos arrastra. La lucha por la supervivencia de nuestras generaciones futuras.

 Hacer moda y abrirse camino hoy en día, es muy difícil, y hacer moda ética y sostenible lo es aún más. Tanto por la búsqueda de materiales, procesos y técnicas más artesanales como por la competitividad que pide el mercado. Si a todo ello le sumamos los costes para certificarse – la importante inversión que supone para las pequeñas marcas- las condiciones de producción, la internacionalización,… son muchas las dificultades a las que hay que hacer frente.

 Pero hay que seguir adelante. Es importante animar a todas las marcas que están luchando y haciendo el esfuerzo. Podemos hacer las cosas de manera más respetuosa e intentar concienciar al consumidor que no se deje engañar por los anuncios o los eslóganes. Que vaya un poco más allá y sea consciente que una camiseta, aunque sea de algodón orgánico, si cuesta 5€, indica explotación camuflada en campañas bonitas y apetecibles. El deseo de, no justifica el me olvidé de lo que pasó en el Rana Plana en Bangladesh.

 Queremos cambiar el mundo, empecemos por valorar las cosas bien hechas y apoyemos las pequeñas marcas que luchan para dar alternativa.

Article publicat a la revista ACOTEX, l’Octubre de 2013